domingo, 5 de julio de 2015

Divagando

Quiero volver a ser la que era.
La que todos conocen pero nadie sabe realmente lo que piensa.
La  misteriosa de mirada melancolica y a la  vez alegre.
Esa de la que hablan las películas, los poemas; y algunas canciones de amor. Porque a veces se enamoran un poco de ella, incluso tú lo hicistes.
(La única capaz de llorar por dentro cuando la sonrisa es más grande por fuera; cansada de tantas cosas pero con un gran coraje.)
La niña que ya  es una mujer, que guarda los mejores secretos, y comparte solo las historias alegres no las tristes.
Quiero volver a ser ella, escuchar atenta las palabras de los que me quieren y bailar con la vida un tango agridulce.




2 comentarios:

kubrick dijo...

Stanley Kubrick dijo una vez que "hay algo en la personalidad humana que se resiente a las cosas claras, e inversamente, algo que atrae a los rompecabezas, a los enigmas, y a las alegorías"

El tango es la esencia del baile: el intercambio, el roce, la pasión... y siempre, siempre con una rosa entre los labios.

Qué gusto leerte, linda.

Anónimo dijo...

no creo que nunca hayas dejado de ser ella.

listillo