martes, 16 de septiembre de 2014

Cachitos de mi Valencia


Nunca he sido especialmente amorosa con mi tierra extraña relación amor/odio.
La ciudad de los amaneceres bellos aunque sea metida en un hospital.
El río convertido en parque. La ciudad que come vocales y juega con las consonantes. Las azoteas para tender o cenar. Los bares en cada esquina para tomar el aperitivo.los vasos llenos de horchata con fartons. Andar y montar en bicicleta por el bulevard sur; la sección 'otra poesía' en la biblioteca que un día fue hospital. 
El tranvía.El paseo de la maredeuta en el mes de mayo que emocionaba tanto a mi madre y yo nunca entendi.
La gente en la calle.La humedad en el ambiente. La playa, que no es muy bonita, pero es mi playa. los veleros en el horizonte a última hora de la tarde.
la plaza redonda donde me llevaba mi padre todos los domingos. Xarxa, Los acentos al revés. Los metros que vienen por la izquierda. Los bordillos altos.El perfume a polvora,el fuego y la traca.Los inviernos donde el frio tan solo acaricia.Mi madre cantando mientras preparaba la paella de los domingos y la niña que era yo jugando en el barrio de Jesús. Las historias de mi padre cuando era niño en su pueblo Utiel.Mi tierra y el Levante que se lo lleva todo hasta  lo malo.Melancolía donde se mezcla el pasado,presente y quizas el futuro.


2 comentarios:

Periodista dijo...

Y eso que dicen que lo peor de Valencia son los valencianos. A mí me gustó mucho la ciudad (desde la perspectiva del turista) Me encantó el jardín del Turia como espacio para hacer deporte, pasear, leer y la Malvarosa tiene su encanto. Y los arroces ... y los gelats ... y la horchata.. aims.

Y qué bien que vuelvas a escribir, coño.

Anónimo dijo...

La nostalgia de quien está fuera y echa de menos su casa, su ciudad... y sí, el pasado y la gente querida. No dejes que la nostalgia te hunda eh! Y sigue escribiendo, que se echa de menos.

Listillo