sábado, 30 de octubre de 2010

HISTORIAS MINIMAS XI

                                    ELLA QUE SOY YO                

En la proximidad su mirada me aborda, invade con sus ojos claros. Pero retrocedo unos metros y la miro distraída y casual, con un inocente asombro o una curiosidad irreflexiva. Me mira ella, de pelo travieso y mejillas sonrosadas, que se avivan como su genio, siempre a flor de piel, como atesora el místico su visión o el asceta su norma. Su boca de labios gruesos y lengua a veces viperina abanderada de las causas perdidas.Un rostro y su mirada de criatura indomable no son suficientes para resumirla - pero no sabe que el demonio que amarga es a veces bendición. Y lo es porque transfigura en irresistible titubeo lo que de natural hubiese sido soberbia y altanería, porque su gesto tímido e inseguro convoca a la caricia calida . Me sonrie obstinada, nunca nadie robará su sonrisa.


                              MUJER FRENTE AL ESPEJO-PICASSO

1 comentario:

Anónimo dijo...

Asi te ves, asi eres, asi te quiero.