viernes, 7 de marzo de 2008

ELLA

Dentro de este maremagnun de ruidos y voces que nos rodea constantemente,la musica es un balsamo,un oasis donde perderse.Aunque ella tambien sea presa muchas veces de los vendedores de almas, que solo piensan en manosearla.

Esta noche quisiera quedarme a solas con ella, me sumergire en una belleza triste acorde con este invierno revuelto que remueve las viejas heridas pero tambien promete sueños felices.
Mi ordenador es el guardian callado de ese ejercito de canciones y melodias,banda sonora de mi propia vida.Por eso consagro muchos momentos a este placer.Dando saltos hacia delante y hacia atras en mi propia historia.Recordando un olor,el primer amor,una noche de tapas con los amigos,etc...Otras el placer es puro, sin pensar en pasados recuerdos,solo saboreando unas notas que hacen que quizas sonrias,que muevas los pies y tararees una cancion que sabes odiosa pero no puedes dejar de hacerlo.Como aquel anuncio del tipo en el coche,fascinado con la cancion de Locomia.
A veces te provoca un nudo en la garganta,te eriza la piel,hace que las lagrimas broten sin tu poderlo evitar.
De cualquier forma dejemos que la musica nos invada,nos colonice,nos devore siempre sera un placer para los sentidos.


Photobucket

4 comentarios:

Napoleón Baroque dijo...

El soundtrack de mi vida se llama Hatsue.
¿Te suena?

Jinete Pálido dijo...

Yo también paso muchas noches a solas con ella...
A veces es una droga estimulante, otras un remedio relajante.
Puede ser amiga o amante, te susurra o te grita, te arrulla o te zarandea, te levanta o te hunde...
Tengo canciones para las despedidas.
Tengo canciones con historias atadas a sus tobillos, que vuelven a mi memoria cada vez que las escucho.
Tengo canciones con rostro, que me recuerdan personas.
Me pregunto que canción llevará tu rostro...

Napoleón Baroque dijo...

No sé qué daría por ser música.

no preguntes, sabes quien soy dijo...

Dudo y no duermo
pero sueño y maldigo pesadillas inacabadas
con acordes erróneos y versos discordes
que nacen confusos de lágrimas metálicas
en noches de tinieblas.